UNA HISTORIA DE ORGULLO Y RIQUEZA

Bajo la silenciosa presencia de los volcanes ancestrales, la historia de Puebla ha prevalecido a través de los siglos.

UNA HISTORIA DE ORGULLO Y RIQUEZA

Bajo la silenciosa presencia de los volcanes ancestrales, la historia de Puebla ha prevalecido a través de los siglos.

UNA HISTORIA DE ORGULLO Y RIQUEZA

Bajo la silenciosa presencia de los volcanes ancestrales, la historia de Puebla ha prevalecido a través de los siglos.

UNA HISTORIA DE ORGULLO Y RIQUEZA

Bajo la silenciosa presencia de los volcanes ancestrales, la historia de Puebla ha prevalecido a través de los siglos.

La encantadora ciudad colonial de Puebla, es reconocida por su Centro Histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sus más de 2,600 edificios y monumentos de incalculable valor ancestral, así como sus abundantes museos. Los visitantes son invariablemente cautivados por la ostentosa cultura de Puebla, por su incomparable gastronomía y sus artesanías únicas.

ESENCIALES

Zócalo

El Zócalo de Puebla está localizado en el corazón de la ciudad y está rodeado por majestuosos edificios históricos, monumentos y áreas verdes. La plaza colmada de árboles es el punto perfecto de partida para un recreativo paseo, caminando a través de la Catedral de Puebla, el Palacio Municipal y los tres icónicos portales del Zócalo – Portal Hidalgo, Portal Iturbide y Portal Morelos que son reconocidos por sus restaurantes y bares. Los visitantes podrían disfrutar de una michelada mientras escuchan la marimba, deleitarse con un coctel en los Nevados Don Hermilo o probar una típica torta de Meche.

Catedral de Puebla

Una de las Iglesias más imponentes de México es la Catedral de Puebla, considerada un tesoro colonial arquitectónico y artístico dedicado a la Inmaculada Concepción. Diseñada por Francisco Becerra, la primera fase de la construcción se realizó entre 1575 y 1618. La segunda fase fue dirigida por el Obispo Juan de Palafox y Mendoza que consagró la catedral en 1649. La estructura principal y diseño interior incluyen principalmente rasgos barrocos y neoclásicos. Alcanzando más de 70 metros de altura, las torres de la Catedral son las más altas del país. Diseñado por Manuel Tosla, el deslumbrante altar principal representa a los reyes y reinas de Europa del siglo XVII. El artista Cristóbal de Villalpando decoro el domo del ábside de la capilla. El coro es un exquisito ejemplo de arte Mudéjar con un trazo en ocho diferentes variedades de madera. De acuerdo con la leyenda local, la campana principal fue subida al campanario por ángeles mientras los obreros dormían.

Capilla del Rosario

Aclamada en estos tiempos como la “Octava Maravilla del Mundo” la hermosa Capilla del Rosario fue consagrada en 1690, 40 años después de su construcción. Unida al Templo de Santo Domingo, la capilla está bañada por luz natural. Las paredes y techos están cubiertos de obras de arte maestras, esculturas, elementos de Talavera Poblana y pasta que son cubiertos por deslumbrantes hojas de oro. La magnífica Capilla del Rosario es considerada el más fino ejemplo de arte barroco en México.